Trio con mi compañera

Por Daniela Mendoza

Escrito por Vicky Valeria

Siempre he sido muy tímida, pero en el fondo las mujeres siempre me han atraído. Conocí a Daniela trabajando, desde el momento que la ví me pareció tremendamente hermosa. Ya saben cuerpo lindo, una cola grande y una boca que solo inspira deseo. En ese entonces ella tenía novio y yo estaba soltera, él también era muy atractivo, aunque con ella reservé mis comentarios.

El tiempo paso y nos hicimos muy amigas, descubrimos que teníamos muchas cosas en común, ella y yo permanecíamos juntas. Un día, saliendo del trabajo, decidimos tomar algo para relajarnos, fuimos con varías compañeras de trabajo.

No fue sino hasta cuando ya estuvimos muy tomadas que empezamos a molestarnos la una a la otra, de un momento a otro empezamos a besarnos, obviamente las demás chicas quedaron extrañadas pero solo rieron y tomaron unas cuantas fotos… Me excité tanto que empecé a tocarla por debajo de la mesa, me encantó descubrir que ella estaba húmeda, puse mis dedos en su boca y de inmediato decidimos irnos.

Llegamos a su casa y estaba el novio, lo cual no esperábamos, le dije que era mejor que me fuera pero ella no me dejó, me dijo que a él no le incomodaba, retomamos los besos y como era de esperarse él también se excito, así que ella me quitó la ropa suavemente mientras él le bajaba las bragas a ella.

Me recosté en la cama sin quitar mi boca de la suya y ella encima mío pero en cuatro empezó a recibir un oral, no tardé mucho en darme cuenta que íbamos a estar los tres, así que le bese los senos un poco nerviosa, luego sentí que él pasaba su lengua por mi vagina, Daniela se volteo y le pidió que pusiera el pene en su boca y me invitó a darle sexo oral también.

Así que ahí estábamos las dos, bajándole a su novio, me acosté en el borde cama mientras ella seguía chupando y él la penetró, ella me estaba estimulando el clítoris con su lengua, fue exquisito, así que le devolví el favor. Era la primera vez que saboreaba una vagina, fue en extremo placentero, me incorpore para besarla de nuevo, ella debajo y yo encima como posición de misionero, solo quería probar de nuevo su boca, sentí como el sacaba el pene de mi y lo metía en ella y viceversa.

Podía ver la cara de placer en Daniela y me excitaba más. Nos coloco a ambas en cuatro y empezó a penetrarnos más y más duro (llegué al orgasmo en ese instante) sentí como me temblaban las piernas, de un momento a otro sentí como el se venía dentro de mi… Pensé que Dani iba a molestarse pero me beso.

Fue una de las mejores experiencias de mi vida aunque no la repetimos nunca más.

Compártelo
WhatsApp
Twitter

5 Me gusta

Deja una respuesta

ENVIA TU COMENTARIO

Para poder enviar tu comentario debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui:

ENVIA TU RELATO

Para poder enviar un relato debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui: