ūüĒäDelicioso polvo en un hotel

Por Bali Club

Est√°s a un episodio de lograr un gran orgasmo

Escucha nuestro podcast y eleva el nivel de sensaciones:

Delicioso polvo en un hotel

Siempre había tenido la fantasía de tener sexo en un hotel, en uno de los pisos más altos y preferiblemente en el balcón, mi mente curioseaba con exhibir mis orgasmos al aire libre, pero en un sitio un poco discreto y no tan expuesto para cualquiera. Le escribí a Jorge, yo sabía que si alguien podía seguirme las locuras podía ser él.

No demore ni 3 minutos en propon√©rselo y enseguida me dijo que si: Definitivamente se queda en el puesto n√ļmero uno siempre. En unos 40 minutos ya ambos est√°bamos listos y √©l hab√≠a pasado a recogerme en su moto a casa. Elegimos uno de los hoteles m√°s altos en uno de los barrios m√°s importantes de la ciudad, si lo √≠bamos a hacer deber√≠a ser con toda; realizamos todos los tr√°mites del ingreso y pronto ya estamos en el ascensor de un precioso hotel toquete√°ndonos rumbo a un doceavo piso.

Pasamos la entrada de la habitación y el ambiente ya se estaba perfectamente calentando para todo lo que queríamos hacer. Comenzó a tocar mis tetas por debajo de mi vestido, sabía que no llevaba mucha ropa interior que digamos, me daba besos por los hombros, los brazos bajando muy sutilmente los tirantes de mi vestido hasta quitarlo completamente mientras agarraban mis nalgas de una manera que…Ufff mejor ni recordarlo.

Me tiro contra el sofá, y se arrodilló frente a mí, sabía que me encantaba sumirme a sus peticiones; tomó mis piernas y las subió con su mano izquierda mientras frotaba mi vagina por encima de mi ropa interior con sus dedos, masturbarme se había vuelto todo un placer para él.

Mi panti poco a poco se fue mojando y él no desaprovechó ni un segundo para rodarla y comenzar a tocarla, bajó mis piernas y pude acomodarlas una a una sobre sus hombros, me miró y relamió sus labios, si iba a comer, debía ser al cien por ciento.

Empezó a meter sus dedos lentamente mientras lamía mi clítoris (gemidos) la delicadeza de su lengua recorriendo mi vagina se había vuelto algo totalmente delicioso para mí. Apartó su boca de mi vagina y siguió masturbándome mientras me besaba, ya estaba más que lista para el siguiente nivel. Se levantó mirándome a los ojos y fue desnudándose poco a poco, yo continué masturbándome para él, sabía que la masturbación era definitivamente su punto débil.

No adivinas lo que te traje -Me dijo

Realmente estaba sorprendida, no sabía con qué locura me iba a salir este hombre.

No me mires así, solo traje con que jugar un rato.

Sonreí y miré cómo sacaba un par de condones de su bolso junto a otra cosita que no quería dejarme ver, se volteó y vi como acomodaba algo en su pene, volvió a girar, pero con las manos sobre su verga y se fue acercando nuevamente hacia mí tapando mis ojos.

Poco a poco fue rozando su pene por mi h√ļmeda vagina (gemidos) realmente los Titanium ni siquiera se notaban, no pod√≠a percibir que ten√≠a cond√≥n en lo absoluto, se hab√≠a vuelto nuestra mejor elecci√≥n para nuestros encuentros.

Justo antes de penetrarme quitó sus manos de mis ojos y encendió mi sorpresa, era un anillo para el pene de mi marca favorita, LELO, me encantaba su poder, era extraordinario y con mi lubricante sabor a fresa favorito ufff.

Su pene se deslizaba por mi vagina con una gran facilidad, y como no, mi vagina lo deseaba más de lo que yo pensaba. El anillo comenzó a vibrar justo encima de mi clítoris mientras él seguía dándome duro.

¬°Sigue! Ni se te ocurra parar ahora.

¡Para qué! Crees que me lo coloque. -Me susurro al oído.

Salimos al balc√≥n y coloqu√© mis nalgas justo enfrente de su verga, mientras me sosten√≠a de la baranda, √©l me agarr√≥ del cuello y comenz√≥ a besarme ¬°Dios que rico! Su pene estaba tan duro que no quer√≠a que acabara, no quer√≠a que nos vini√©ramos a√ļn.

Dejé de besarlo y volví mi cara al aire frío de la noche, estábamos tan calientes que no podía sentir la helada brisa de la ciudad a esa hora. El sudor caía por entre mis tetas (gemidos) Vente en mis tetas amor. La sacó, me volteó y me bajó para dejar caer toda su leche sobre mi pecho (mmmm) que delicia sentirlo y verlo en tal punto de excitación.

√Čl se inclin√≥ para lamer todos nuestros fluidos y pasarlos a mi boca en un apasionado beso, nunca hab√≠a cre√≠do en el amor a primera vista, pero definitivamente los amores a primer polvo si exist√≠an. Jorge y yo siempre hab√≠amos conectado con todas las cochinadas que se nos ocurr√≠an y eso era todo un privilegio.

Luego de toda nuestra exquisita velada, tomamos una ducha de espumas en la ba√Īera del hotel, secamos nuestros cuerpos y me cargo hasta la cama de la habitaci√≥n, finalmente nos quedamos dormidos ya no d√°bamos m√°s toda esa fabulosa faena de sexo y lujuria nos hab√≠a agotado.

Comp√°rtelo
WhatsApp
Twitter

2 Me gusta

Deja una respuesta

ENVIA TU COMENTARIO

Para poder enviar tu comentario debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui:

ENVIA TU RELATO

Para poder enviar un relato debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui: