ūüĒäDespedida de soltera

Por Bali Club

Est√°s a un episodio de lograr un gran orgasmo

Escucha nuestro podcast y eleva el nivel de sensaciones:

Despedida de soltera

Recuerdo perfectamente esa noche. Era una despedida de soltera, la mía, y mis amigas habían organizado una fiesta que prometía ser inolvidable. Lo que no sabía era cuán inolvidable sería.

Llegamos a una de las discotecas m√°s lujosas del centro de la ciudad. La decoraci√≥n era muy er√≥tica, con luces suaves y una atm√≥sfera que incitaba al placer y mis amigas estaban radiantes, listas para celebrar mi √ļltima noche como soltera. Mientras re√≠amos y nos pon√≠amos en ambiente con copas de champ√°n, nos pusimos a bailar, dej√°ndonos llevar por la m√ļsica y la euforia del momento.

En medio del bullicio, el “regalo especial” que mis amigas me hab√≠an preparado iba llegando a la discoteca: una deliciosa sorpresa de complexi√≥n atl√©tica, muy alta, con una sonrisa que derret√≠a, vestido como bombero. Al principio, me sonroj√©, pero la champa√Īa y la atm√≥sfera me hicieron relajarme r√°pidamente.

Comenz√≥ su actuaci√≥n, movi√©ndose al ritmo de la m√ļsica, despoj√°ndose lentamente de su uniforme. La energ√≠a del lugar cambi√≥, se hizo m√°s intensa, m√°s cargada, m√°s sensual. Yo estaba sentada en una silla, en el centro de nuestro espacio, y mis amigas aplaud√≠an y animaban. Sent√≠a sus ojos sobre m√≠, y cada vez que √©l se acercaba, mi coraz√≥n lat√≠a m√°s r√°pido.

Cuando finalmente qued√≥ solo en un peque√Īo slip, se arrodill√≥ frente a m√≠. Sent√≠ su aliento caliente en mi piel mientras sus manos recorr√≠an mis piernas, subiendo lentamente. El calor de sus caricias era electrizante. Mis amigas estaban en silencio ahora, expectantes, dej√°ndonos a los dos en nuestra burbuja de tensi√≥n y deseo.

√Čl susurr√≥ en mi o√≠do, su voz era profunda y sugerente, “Esta noche es para ti”. Esas palabras encendieron algo dentro de m√≠ y la verdad estaba dispuesta a todo. Me levant√© y lo gu√≠e hacia una habitaci√≥n que la discoteca ten√≠a exclusiva para este tipo de eventos. Mis amigas, ahora convertidas en sombras en el fondo de mi mente, se quedaron en la disco bebiendo y bailando.

Nos besamos apasionadamente, y mis manos exploraron su cuerpo, cada m√ļsculo, cada l√≠nea, cada bello. √Čl respondi√≥ con la misma intensidad, sus dedos desliz√°ndose por mi piel, enviando ondas de placer por todo mi cuerpo. Cada toque, cada beso, era un anticipo de lo que estaba por venir.

Simplemente, me recost√© en la cama y comenz√≥ a darme besos en la entrepierna, y fue bajando ligeramente hasta mi vagina, despu√©s de 10 a√Īos de relaci√≥n estaba probando el placer de estar con otro hombre y la verdad se sent√≠a exquisito; sent√≠ su cuerpo apret√°ndose contra el m√≠o, sus manos firmes gui√°ndome, y cada momento se grababa en mi cuerpo con una claridad casi dolorosa.

Al final, nos quedamos allí recostados uno al otro, disfrutando del sudor mezclado en nuestros cuerpos. Me miró a los ojos, y su sonrisa fue de satisfacción pura y mutua. Esa noche nos separamos, sabiendo que lo que habíamos compartido era algo más que una simple actuación. Al regresar a casa, me di cuenta de que había vivido una fantasía, una despedida de soltera que superaba cualquier expectativa. Y aunque el tiempo ha pasado, todavía puedo cerrar los ojos y revivir cada momento, cada sensación, con la misma intensidad de esa primera vez.

Comp√°rtelo
WhatsApp
Twitter

2 Me gusta

Deja una respuesta

ENVIA TU COMENTARIO

Para poder enviar tu comentario debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui:

ENVIA TU RELATO

Para poder enviar un relato debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui: