🔊Sexo a la distancia parte 2

Por Bali Club

Estás a un episodio de lograr un gran orgasmo

Escucha nuestro podcast y eleva el nivel de sensaciones:

Orgasmo a la distancia parte 2

Caminé hacía la puerta pensando en esa mujer ¿me debía preocupar? ¿Qué estaba haciendo en mi oficina a esta hora? … Pero estaba muy ansiosa de saber quién era el hombre que me había regalado uno de los momentos más eróticos de mi vida que apenas vi aquel carro rojo con luces de parqueo frente a mi oficina mi cara enseguida cambió y se dibujó rápidamente una enorme sonrisa en mi boca, Juan Esteban me miraba con deseo desde su asiento y mi cuerpo se moría de ganas por sentirlo.

Me subí al carro y nuestro saludo fue con un apasionado y delicioso beso, mientras lo besaba puse mi mano en su verga, me moría por sentirla y me di cuenta que estaba más que listo para la acción, arrancó el carro y subió los vidrios y yo bajé el cierre de su pantalón para poder masturbarlo, el vibrador se volvió a activar… pude ver como lo manejaba desde su celular con un solo dedo deslizándolo por la pantalla y controlando la intensidad y tiempo de cada vibración, qué rico se sentía dentro de mí, dejó el juguete automático y metió su mano derecha por debajo de mi falda mientras yo abrí mis piernas para darle paso y puso sus dedos sobre mi clítoris y empezó a masajearlo lentamente, mientras yo lo seguía tocando y calentando, nos detuvimos en un semáforo y me acerqué hasta él para agachar mi cabeza y hacerle sexo oral. Chupársela era de mis cosas favoritas, su sabor me fascinaba, amaba tenerla en mi boca, empecé a oír sus gemidos y mientras se lo hacía me agarraba del pelo muy fuerte, eso me excitaba aún más, le hice sexo oral hasta que llegamos a mi apto, se estacionó al final de la calle… Cuando sintió que se iba a venir tiró más fuerte y levantó mi cabeza, me dijo que tenía un trabajito con su boca pendiente también.

Acomodó mi asiento y lo dejó casi horizontal para que me recostara, me besó y luego empezó a bajar y recorrer mi cuerpo con sus labios, besó mi cuello, metió la mano dentro de mi blusa luego me saco un seno y lamio mis pezones, siguió bajando por mi abdomen hasta llegar a mi entrepierna, me subió la falda y lamió mi clítoris hasta lograr mi excitación total, me robaba el aliento cada vez que su lengua pasaba por él, luego la rozó por toda mi vagina hasta la entrada y con sus dientes agarró el vibrador, halo y lentamente lo sacó… como aún seguía vibrando, sentí delicioso cuando salió, lo apagó y lo dejó a un lado para continuar lamiendo toda mi vagina húmeda, subió para para besarme, tenía toda su barba llena de mí y de mi sabor … sus besos intensos me hacían desear tenerlo adentro y se lo pedí, “quiero que me la metas” y se volvió a acomodar para penetrarme muy lentamente mientras me agarraba del cuello, me miraba fijamente mientras yo tenía otro orgasmo.

Paró para decirme: quiero que te toques para mí y te vengas nuevamente, puso sus piernas una a cada lado de mis caderas y empezó a masturbarse sobre mi mientras me seguía mirando fijamente a los ojos, sabía lo que iba a hacer; una de mis cosas favoritas: venirse encima de mi vagina, amaba sentir lo cálido de su semen sobre mí y masturbarme con él hasta venirme y así lo hice, alcancé otro fabuloso orgasmo. Me baje del carro agradeciéndole por mi regalo y por haberme traído hasta mi casa.

Compártelo
WhatsApp
Twitter

2 Me gusta

Deja una respuesta

ENVIA TU COMENTARIO

Para poder enviar tu comentario debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui:

ENVIA TU RELATO

Para poder enviar un relato debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui: