ūüĒäCogiendo desde la ventana

Por Bali Club

Est√°s a un episodio de lograr un gran orgasmo

Escucha nuestro podcast y eleva el nivel de sensaciones:

Cogiendo desde la ventana

Sol√≠a llegar a casa despu√©s del trabajo y comenzar a desnudarme apenas cruzaba el umbral de la puerta, me hac√≠a sentir liberada de todo el cansancio del d√≠a de trabajo claramente. Me quitaba mis tacones uno por uno mientras abr√≠a los botones de mi camisa, era el momento favorito del d√≠a, sentir el fr√≠o del suelo sobre mis pies y el descanso de mis pechos al aire libre por todo el apartamento; definitivamente uno de mis placeres favoritos. 

Siempre ten√≠a mis cortinas abiertas, me gustaba llegar, ver la ciudad desde mi balc√≥n y tambi√©n a alguien m√°s‚Ķ Un moreno precioso, 1.80 de estatura, labios gruesos, pesta√Īas pobladas, cuerpo atl√©tico y una sonrisa demasiado tentadora. Llegaba justo 30 minutos despu√©s de m√≠, sab√≠a que le encantaba que lo mirara porque al igual que yo siempre dejaba sus persianas abiertas, algunas veces tambi√©n para mirarme.  

Me acerqu√© a la ventana que daba justo al balc√≥n y en efecto a√ļn no hab√≠a llegado, as√≠ que dej√© mi bolso en el mueble y me fui a tomar una ducha, desnude mi cuerpo, at√© mi cabello en una peque√Īa liga y comenc√© a llenar la tina, fui masajeando mi cuerpo con aceites, pasando mis manos por mis largas y delicadas piernas y luego realizando peque√Īos pasajes sobre mi nuca.¬†

Me adentr√© en las burbujas y jugu√© unos 30 minutos con la espuma, se sent√≠a tan deliciosa el agua recorriendo cada cent√≠metro de mi piel, que no quer√≠a salir, pero ya era tarde, as√≠ que sal√≠ de all√≠,  coloqu√© una toalla sobre mi cuerpo y me dirig√≠ a los muebles secando mi cabello, quer√≠a ver una peli. 

Justo cuando iba a encender la luz, vi la ventana, era un simple reflejo, pero volv√≠ a mirar y all√≠ estaba, mi hermoso vecino en toallas hablando por celular en el balc√≥n, ¬°c√≥mo le encantaba presumirse! Pronto se dio cuenta de que yo estaba all√≠, me mir√≥ y sonri√≥. 

Cerr√≥ la llamada y se pase√≥ por el lobby mir√°ndome justo a los ojos, ¬Ņeran ideas m√≠as o estaba jugando conmigo? Ummmm, se qued√≥ justo a la mitad de la habitaci√≥n, se gir√≥ a√ļn con sus ojos puestos en m√≠ y dej√≥ caer su toalla justo enfrente, pude ver ese par de hermosos y muy bien trabajados gl√ļteos, en definitiva, est√°bamos en pleno medio tiempo del juego. Me escond√≠ justo enfrente de uno de mis muebles y le ense√Ī√© mi toalla en el piso, miro, y se fue a dentro de su casa. 

No pod√≠a creer que me hab√≠a dejado all√≠ ¬°qu√© aburrido! 

Unos 5 minutos despu√©s escuch√© un peque√Īo silbido, pens√© que era simplemente el viento entrando por las ventanas, pero no, era √©l, sentado en una silla completamente desnudo en el balc√≥n ¬°Por Dios este hombre estaba loco!

Sal√≠ desnuda hasta el balc√≥n, apoy√© mis codos sobre la baranda y lo mir√© relamiendo mis labios, pude darme cuenta de que guardaba algo detr√°s del espaldar de la silla y claramente me dejo verlo, era Alex, una masturbadora muy interesante que decidi√≥ ense√Īarme c√≥mo utilizarla, y como yo no pod√≠a quedarme atr√°s solo mir√°ndolo disfrutar a √©l, fui por mis juguetes a mi bolso; mi succionador de cl√≠toris Sona y balita favorita M√≠a, por separado eran una delicia, pero juntas eran todo un espect√°culo.

Camine nuevamente hasta el balc√≥n con uno de mis cojines favoritos, me recost√©, le ense√Ī√© mis juguetes y √©l solo sonri√≥. Coloco mucho lubricante sobre su deliciosa verga y comenz√≥ a meterla dentro de la masturbadora mientras yo en el otro extremo abr√≠ mis piernas para que viera la belleza que ten√≠a en medio de ella, y comenc√© a acariciarla.

Encendi√≥ la masturbadora y mis vellos se erizaron, su cuerpo, su boca, rostro, deleit√°ndose de placer justo enfrente de m√≠, me excitaba de una manera incontrolable. Tom√© mi balita, lo mire a los ojos y la lam√≠, la fui bajando hasta introducirla completamente en mi vagina, con mi 

mano izquierda la encendí, ¡ y realmente nunca paraba de sorprenderme!

Segu√≠ colocando el succionador sobre mi cl√≠toris y comenzaron mis fluidos a aparecer en su esplendor. √©l por otro lado, no paraba de gemir, no tengo ni idea como nuestros vecinos no nos escucharon, si es que realmente no lo hicieron o simplemente no dijeron nada y disfrutaron igual que nosotros. 

Retiro la masturbadora de su pene y pude verlo completamente al descubierto y totalmente erecto, jummm me hubiera encantado tenerlo as√≠ justo al frente de m√≠, pero un poquito m√°s cerca. √Čl continu√≥ masturb√°ndose y yo‚Ķ

Ambos… no pudimos más y dejamos salir todos nuestros fluidos sobre los balcones.

Nos miramos y re√≠mos de la locura que hab√≠amos acabado de hacer, no ten√≠amos ni idea si al d√≠a siguiente nos llegar√≠a una multa, pero algo si era seguro‚Ķ Esta noche no iba a tener sue√Īos calientes, porque ya hab√≠a calentado todo lo que quer√≠a.

Comp√°rtelo
WhatsApp
Twitter

2 Me gusta

Deja una respuesta

ENVIA TU COMENTARIO

Para poder enviar tu comentario debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui:

ENVIA TU RELATO

Para poder enviar un relato debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui: