ūüĒäSexo en el cine

Por Bali Club

¬ŅNos extra√Īaron? en Baliclub volvemos con una nueva temporada de los relatos m√°s calientes, acom√≥date, rel√°jate y disfruta.

Escucha nuestro podcast y eleva el nivel de sensaciones:

El encuentro prohibido

No ten√≠amos una relaci√≥n amorosa, lo nuestro se basaba en gusto, sexo y pasarla bueno a escondidas. ¬ŅDe qui√©n? pues de su novia, nuestros encuentros eran entre semana, despu√©s de las 10 de la noche una o dos horas y hasta la siguiente vez, para m√≠ as√≠ estaba m√°s que bien.

Un lunes cualquiera me escribi√≥ que el plan era ir a cine, pens√©: – ¬Ņcine? O sea, ch√©vere pero lo que necesito es follar no ver pel√≠culas, mejor que lleve a la novia, lo alcanc√© a escribir en el chat, pero luego pens√©: ¬ŅQui√©n dice que no se puede follar en el cine? Entonces le segu√≠ la cuerda con su dichoso plan, la pel√≠cula estaba para las 10:55, √ļltima funci√≥n‚Ķ ¬ŅQu√© puede salir mal?

Empec√© a vestirme pensando en todo lo que √≠bamos a hacer, eleg√≠ ponerme falda, bastante corta y de color negro, apenas para facilitarle la entrada entre mis piernas, lencer√≠a deb√≠a ser negra y una chaqueta negra con un cierre adelante, con mangas amarillas, me encantaba esa chaqueta, se la hab√≠a quitado a uno de los hombres con los que sal√≠ alguna vez (me encanta coleccionar chaquetas de mis amantes) esta adem√°s era perfecta porque no me quedaba ajustada, ¬Ņblusa? no necesitaba, me puse unos tenis y agarr√© mi bolso.  

Todavía recuerdo su reacción cuando me vio, se le notó en los ojos esas ganas de comerme ahí mismo en frente de la portería de mi casa, yo sabía que su debilidad siempre fueron mis piernas largas y delgadas. Se quitó su chaqueta y me la dio para que me la pusiera cubriendo mis piernas y me pudiera subir a su moto tranquilamente, me puse el casco y nos fuimos.

Antes de entrar a la sala del cine, le dije que deb√≠a primero ir al ba√Īo, fui solo para quitarme la ropa interior, empezaba a ponerse buena esta salida. √Čl, algo impaciente me estaba esperando afuera y al verlo tom√© su mano y le pas√© mis diminutas tangas negras, algo que lo confundi√≥ y apen√≥ por lo que pude notar en su reacci√≥n, muerta de risa me adelant√© a entrar a la sala, me volte√© y al ver que no sab√≠a qu√© hacer con ellas, le dije: ¬Ņvienes? las guard√≥ en el bolsillo de su pantal√≥n y entramos.

Empez√≥ la pel√≠cula y me miraba muy confundido, me hac√≠a ojos de ¬Ņqu√© vamos a hacer? Y yo le dirig√≠ la vista a la pantalla y le dije susurr√©: ¬ŅNo me invit√≥ a cine? pues vamos a ver la pel√≠cula, me divert√≠a y excitaba al tiempo ver su carita de confundido, mientras yo estaba intentando controlar mis ganas tambi√©n analizaba todo a mi alrededor: no hab√≠a mucha gente en la sala, o sea pod√≠amos hacer lo que quisi√©ramos aprovechando la oscuridad del lugar.

Como a mitad de la película mis piernas que ya estaban totalmente abiertas, agarré su mano y empecé a masturbarme con ella, sus dedos se sentían demasiado rico en mi vagina, él lo entendió todo y empezó a hacer su trabajo solito, un muy buen trabajo, ninguno de los dos quitaba la mirada de la pantalla, cada movimiento de sus dedos, cada caricia que me hacía me excitaba más y más, sentía como me mojaba, sentía como se deslizaban de arriba abajo sus dedos, como entraban y salían de mí, sentía cómo frotaba mi clítoris, hacía unas pausas que lograban mi desespero porque siguiera y sentía que se me iba a salir el corazón, controlaba mi respiración para poder disimular el placer ¡qué rico me tocaba ese hombre!, yo ya no sabía lo que estaba pasando en la película y creo que él tampoco, estaba concentrada en el placer que sentía en ese momento con sus manos y llegó mi momento también.

Empecé a tocarlo por encima de la ropa, me volví loca al sentir la dureza de su verga, zafé la correa, desbroché el botón de su pantalón, bajé el cierre, y comencé a masturbarlo, mi mano se movía en sincronía con la suya, lo tocaba como él me tocaba, paraba si él lo hacía , era como si él tuviera el control de mis movimientos, con mi otra mano bajé el cierre de la chaqueta para que tuviera acceso a todo lo demás que quisiera, aprovechaba ciertos momentos de la película, ya que era una de medio terror para agachar la cabeza hasta sus piernas, tapándome como si me diera miedo y así masturbarlo con mi mano y poder chupársela a raticos, esto estaba delicioso, le estaba encantando y a mí también, en un momento paró de tocarme porque él ya estaba entrando en su clímax, lo podía sentir, lo podía escuchar, lo podía ver y en ese instante sin pensarlo me agaché para hacerlo venir, no pasaron más de 30 segundos cuando recibí mi premio en la boca, me agarró del pelo muy fuerte, alcé mi cabeza y miré alrededor, al parecer nadie se estaba dando cuenta, él se acomodó y respiró, yo me saboreé y como no había rastro de nada, continuó conmigo, me masajeó los senos, sus manos estaban frías y mis pezones duros, se acercó a chuparlos y luego continuó entre mis piernas nuevamente, concentrándose en hacerme venir, las abrí lo más que pude y hasta donde la silla me dejó, ya la adrenalina del momento me hacía temblar y cerré los ojos para concentrarme en mi orgasmo, solo recuerdo pensar: que no vaya a parar por nada del mundo por favor… y lo logré.

A diferencia de √©l yo si dej√© mucha evidencia de mi orgasmo, respir√©, me acomod√© y en ese momento se me acerca y me dice al o√≠do: necesito que nos vayamos ya de aqu√≠, yo le dije ¬Ņpor qu√©? Porque necesito estar adentro ya mismo‚Ķ y bueno salimos de ah√≠ al lugar de siempre.

Comp√°rtelo
WhatsApp
Twitter

2 Me gusta

Deja una respuesta

ENVIA TU COMENTARIO

Para poder enviar tu comentario debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui:

ENVIA TU RELATO

Para poder enviar un relato debes estar registrado.

Puedes crear/acceder a tu cuenta aqui: